La trastienda de Feelgood

Camerinos vacíos. Todos están en escena...

Camerinos vacíos. Todos están en escena…

Cuando apenas quedan dos semanas para marcharnos, podemos decir que cada día es como si fuera el último. Anoche, fue una gran función, posiblemente la mejor. No sólo porque no cabía un alma en la sala, sino porque pudimos celebrar lo mejor que somos: un equipo.

Pero antes de empezar cada noche…

Jorge Bosch nos rocía la cara a cada uno de nosotros con un agua termal que aunque tiene pinta de ser carísima, no le importa compartirla con todo el elenco. Es un aerosol refrescante que se aplica en la cara como si un golpe de lluvia tropical te sobreviniera inesperadamente. Viene muy bien para despertarse y tonificar la piel. Nos gusta a todos mucho. Bueno, a Manuela, no, ella se confiesa reacia. Prefiere otras cosas.

Sigue leyendo

Anuncios