Algo huele a podrido en Dinamarca

20160402-Feelgood-teatro-la estupidez-los brincos-martosAl final de la carretera lo que vemos es Martos. ¡Mira qué bonito! Gritan en la parte de atrás de la furgoneta. Casi 400km antes, abrazos y besos acumulados de estas semanas sin vernos en el teatro. Sabéis que lo que pasa en Las Vegas se queda en Las Vegas, pero para eso está esta ventana, para que sepáis algo más.

¿De qué creéis que hablamos en la furgoneta? ¿Del clásico Barcelona-Madrid?… No… ¿De la situación política ?… Pues tampoco. Aquí estos estúpidos no hicimos otra cosa que pasar el texto de la función de principio a fin… Y claro… Cuando llegamos a la última escena, ya estábamos en Martos.

Satisfechos tras el repaso al texto de ‘La Estupidez‘, comida y cada mochuelo a su olivo. Finalizada la siesta de rigor, al Teatro Municipal. Una vez más nuestro equipo técnico y el personal del teatro nos regalan sudados una sonrisa. Todo está preparado. Paseos por el escenario, probamos sonido, intentamos averiguar que va a ir haciendo la voz cuando se apague la luz de sala. ¡A camerinos que abren puertas!

Arrancamos con nervios. Unas 300 personas han sacado su entrada y comparten su tiempo con nosotros. Como quien no quiere la cosa, estamos en la escena que nos tendió una maravillosa trampa que no podemos evitar compartir con vosotros. 
 
Por suerte para nosotros, no somos perfectos…
20160402-Feelgood-teatro-la estupidez-llos cinco-martosEn la tercera escena, la trama de los apostadores está en plena barbacoa y, entre otras viandas, preparan una ensalada con huevo duro. Hasta aquí todo normal. Todos decimos a  Maggi que no ponga huevo duro en la ensalada indiana por su mal olor. En mitad de la escena, Maggi empieza a pelar un huevo duro… Pero… Esta vez… Por algún motivo… ¡El huevo estaba podrido de verdad!

El olor insoportable lo detecta Ainhoa Santamaría nada más abrirlo… Las conversaciones de la bbq se van cruzando con las de la habitación. Javi Márquez levanta la ceja al percatarse del olor. Aparece Toni Acosta que en sus primeras frases nos dice con su mirada… ¡Madre mía qué olor!

Seguimos con la escena… Estamos los tres al borde de la risa, y queda por llegar a esa misma mesa Javi Coll. Lo hace. Mete su cabeza en el recipiente del huevo y respira porque así lo tiene marcado por el director. Su siguiente mirada tiene una lagrimita suspendida en el lateral a lo dibujito manga. Estamos los cuatro rodeados de un olor fétido y tenemos que salir de esa escena. La risa caprichosa viaja de un actor a otro como válvulas de escape y durante unos segundos que se hacen horas nos aguantamos lo mejor que podemos las carcajadas. Eso es el teatro. Esa es la magia. En cualquier momento lo que estaba controlado, te desborda.

20160402-Feelgood-teatro-la estupidez-cultura-martosTras esa energía, la función empieza a volar. Tenemos al público lejos pero sentimos que están encima. El aplauso final nos lo corrobora. Un teatro puesto en pie que nos obliga a bajar a proscenio y darles las gracias viéndonos las caras.
Gracias Martos. Gracias por el aplauso y gracias por el aceite que desde esta misma mañana riega nuestras tostadas en el desayuno.

WE FEEL GOOD!

PD: Nex stop de ‘La Estupidez’, 11 de junio en el Auditorio del Centro Niemeyer de Avilés (Asturias).
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s